¿Qué cargas o embargos puede tener un vehículo de segunda mano?

Cuando vayas a adquirir un vehículo de segunda mano, debes conocer qué cargos, embargos o complicaciones puede llegar a tener. Así, dispondrás de un  conocimiento completo de su estado técnico y podrás decidir si quieres seguir adelante con la compraventa o por el contrario decides que hay que seguir mirando.

Podemos encontrar varias razones por las que un vehículo puede tener cargas o estar embargado, como que:

  • todavía no haya terminado de pagarse
  • el propietario disponga de multas pendientes
  • que no esté autorizado para circular, etc.

De esta forma, en el caso de que disponga de alguna carga que impida su transmisión, en el informe de Registro de vehículos de la DGT encontraremos una sección titulada “limitaciones de disposición”, en la que nos vendrá anotada la causa.

Asimismo, encontraremos un apartado llamado “incidencias”, que en el caso de tratarse de una denegatoria, podremos comprobar que en ocasiones no se especificará la causa por el que el vehículo no puede ser transferido, e incluso a veces se requerirá acudir  a la Jefatura Provincial de Tráfico para que nos informen del motivo exacto de dicha denegatoria; aunque en el campo texto encontraremos una nota aclaratoria que nos podrá aclarar el motivo concreto.

Así, algunas razones por las que nos pueden denegar la transferencia de un vehículo son la siguientes:

  • ITV: Si deseas transferir un vehículo con la ITV caducada, debes saber que la Jefatura de Tráfico admitirá el cambio de titular, aunque no facilitará el nuevo permiso de circulación hasta que no se acredite que se ha superado la Inspección Técnica de Vehículos, y además, podrá llegar a comprometer la seguridad de la conducción de su comprador.
  • Impago del IVTM: Si tiene pendiente de pago el impuesto de tracción mecánica y a la DGT le consta este impago, aparecerá reflejado en el informe del vehículo y por tanto no podrá transferirse hasta que se abone la deuda con el ayuntamiento correspondiente, y vuelva a comunicarse la nueva situación.
  • Multas: En este caso, cabe destacar que las multas pendientes de pago siempre recaerán sobre el conductor, que es quién cometió la falta, y no sobre el vehículo. No podrás transferir aquellos vehículos que tengan cuatro o más sanciones firmes por infracciones graves o muy graves, mientras que en el caso de que acumules muchas multas de carácter leve, sí podrías venderlo. Si el conductor cuenta con sanciones que no están clasificadas como graves, o que no se encuentran anotadas en el informe DGT, podrá transferirse sin dificultad.
  • Embargos y precintos: Aquellos vehículos a los que les conste un embargo podrán transferirse y efectuar el cambio de titular, pero el vendedor estará obligado a comunicar al comprador la existencia del embargo, para que éste tenga constancia de la incidencia con la que cuenta el vehículo que va a adquirir; por lo que estará en manos del comprador la decisión.

Si tiene anotado un precinto, hablaremos de órdenes de Autoridad Judicial o Administrativa que impedirán cualquier operación de compraventa, de transferencia de titular o de permiso de circulación. Por esta razón, hasta que el precinto no sea cancelado por parte de la Autoridad que lo dictó, no se expedirá un nuevo permiso.

  • Reserva de dominio: en el caso de que el vehículo disponga de una reserva de dominio, no podrá llegar a transferirse hasta que se liquide la deuda total con la financiera que grabó la reserva y se cancele en el registro de bienes muebles.

¿Cómo solucionar las cargas de un vehículo?

Es recomendable que consultes el informe reducido o el informe detallado de la DGT para comprobar si el vehículo en cuestión dispone de cargas o bien si se encuentra embargado o precintado.

En el caso del informe reducido, te aparecerá la marca, el modelo, la fecha de su primera matriculación, el tipo de combustible que utiliza y su estado. Éste podrá estar en rojo, que indicará que el vehículo cuenta con uno o varios problemas que impiden su tramitación administrativa o circulación, mientras que si aparece el estado en verde querrá decir que en principio a Tráfico no le figura ningún problema que impida su transmisión; aunque no deberás confiarte y será aconsejable que indagues algo más al respecto.

Sin embargo, en el informe detallado sí aparecerá toda la información necesaria para que puedas estar seguro de que el automóvil que vas a adquirir no va a darte problemas de ningún tipo, pagando un total de 8,50 euros. En este caso, aparecerán distintos datos como la titularidad del vehículo y el número de titulares que ha tenido, la fecha de su primera matriculación, si ha pasado la ITV o el número de kilómetros que tenía al pasarla, el historial de bajas, información medioambiental o si ha pagado el impuesto de circulación; así como el estado de las cargas, embargos, precintos o cualquier tipo de limitación que tenga.

Por último, mediante el contrato de compraventa firmado por ambas partes también podrás certificar que el vehículo se encuentra libre de cargas y gravámenes y en una situación óptima para circular.

Deja un comentario