¿Qué es la reserva de dominio?

reserva-de-dominio

A la hora de comprar o transferir un vehículo, existe la posibilidad de financiarlo o pagarlo a plazos en contrato de compraventa, momento en el que te incluirán una cláusula llamada reserva de dominio. Esto implica que la entidad financiera se convierte en la propietaria del coche adquirido hasta que el comprador salde el precio total del vehículo.

De esta forma, al financiar un coche el vendedor solo nos ofrece la posesión y uso del mismo, pero no nos trasmite la propiedad y el dominio del producto hasta que no paguemos todo lo acordado.

Este pacto de reserva de dominio es más común de lo que pensamos y está presente en la gran mayoría de compraventas a plazos firmadas con la financiera de la marca, con una financiera externa o bien con una entidad bancaria.

Así, mientras que la reserva de dominio de un coche esté vigente, no tendremos derechos plenos sobre éste y por tanto no podremos venderlo ni tampoco darle de baja hasta que hayamos pagado todos los plazos; aunque sí podremos usarlo con total libertad.

Por ello, la reserva de dominio de un coche es una herramienta jurídica completamente legal de la que la entidad financiera puede hacer uso siempre que vaya a prestarte dinero para financiar la compra de un coche; por lo que resulta primordial revisar el contrato y las condiciones de este tipo de préstamos para poder comprobar si estás de acuerdo o no.

Cabe destacar que a pesar de que esta cláusula suele incluirse de manera automática en los contratos de compraventa de vehículos, no ocurre lo mismo con su anulación, ya que el comprador debe encargarse de cancelar la reserva de dominio una vez que pague el vehículo en su totalidad. De no ser así, la reserva de dominio seguirá dándole la titularidad del coche a la empresa financiera, lo que terminará suponiendo un problema a la hora de vender o dar de baja dicho vehículo.

¿Cómo cancelar la reserva de dominio?

Se debe cancelar o anular la reserva de dominio de un vehículo financiado cuando terminemos de pagar el vehículo, ya que de no ser así, no podremos realizar ninguna acción de disponibilidad del vehículo y no podrá realizarse la transferencia de éste.

La reserva de dominio no desaparece con el pago total de la deuda, dado que debemos ser nosotros quienes la cancelemos para poder tener todos los derechos sobre el vehículo. Por otro lado, es importante recalcar que los gastos de cancelación de la reserva de dominio se suelen pactar entre las partes contratantes, corriendo habitualmente por cuenta del comprador.

Te puede interesar ✅  Cómo ha evolucionado el mundo del coche en los últimos 40 años

Los pasos a seguir para tramitar la cancelación de la reserva de dominio son:

  1.  En el caso de no disponer del contrato de financiación bancaria del vehículo, debes solicitar un informe del vehículo en la DGT, con el fin de conocer cuál es la entidad financiera o bancaria con la reserva de dominio.
  2. Pedir una nota simple del vehículo en el Registro de Bienes Muebles de la provincia en la que se matriculó el vehículo. Al igual que con el Informe de Tráfico, podrás hacerlo desde tu domicilio en el caso de disponer de un certificado digital, debiendo abonar la tasa correspondiente.
  3.  Enviar esta nota simple a la entidad correspondiente junto con tu nombre y apellidos y el número de tu documento de identidad, solicitando una carta de pago original que normalmente te remitirán por correo ordinario.
  4. Solicitar a la entidad bancaria o financiera una carta de cancelación que indique que la deuda con respecto al vehículo se encuentra saldada, y entre una semana y 12 días aproximadamente te enviarán una carta de cancelación que a veces suelen cobrar.
  5.  Requerir en el Registro de Bienes Muebles el levantamiento de reserva de dominio presentando esta carta de cancelación, el impreso de cancelación y el pago de tasas, tu DNI y los papeles del vehículo, abonando el correspondiente trámite y esperar unos 15 días a que se actualicen las cargas de propiedad.
  6. Acudir a Tráfico a certificar que todo está correcto y que el automóvil se encuentra a nuestro nombre.

¿Cómo saber si mi coche tiene reserva de dominio?

Para conocer de primera mano si un coche tiene reserva de dominio o cargas que impidan su transmisión será necesario pedir un informe DGT o acudir al Registro de Bienes Muebles en el que se matriculó el coche. Esta es una información muy importante para los compradores, ya que de esta forma conocen la situación real del vehículo antes de adquirirlo.

Por ello, es fundamental que no realices ningún pago ni formalices ningún contrato hasta que compruebes si existe una reserva de dominio vigente y revises las cargas de las que pueda disponer, como embargos, precintos, leasing, renting o hipoteca mobiliaria.

Desde Tramicar podemos ayudarte a obtener el informe de la DGT de forma inmediata, con el fin de que puedas conocer las posibles cargas del vehículo y que puedas realizar el cambio de titularidad con las máximas garantías de seguridad.

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.