¿Por qué aumentan en más de un 50% las bajas de vehículos en el mes de diciembre?

Bajas de vehículos

Diciembre es un mes que destaca siempre por ser uno en el que más trámites pendientes se llevan a cabo, independientemente del tipo que sean. Y es que dejar cerrado algo que hemos arrastrado durante unos meses o durante todo el año, e incluso en años anteriores, es uno de los objetivos que muchas personas se marcan para entrar en el siguiente con menos preocupaciones. Esta realidad, hace que diciembre sea el mes del año en el que más bajas de vehículos se registran y el principal motivo que provoca esto, es el ahorro que supone retirar de la circulación un vehículo que ya ha alcanzado el final de su vida útil.

Este aumento estacional en lo que a bajas de turismos y furgonetas se refiere, se produce tanto a nivel de Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos (CATV) -comúnmente conocidos como desguaces- como en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT) y mientras que en los primeros se llevan a cabo solamente bajas definitivas, en las estadísticas de la DGT se suman también a las anteriores las bajas temporales.

De acuerdo con los datos obtenidos por RO-DES, la Red Operativa de Desguaces Españoles, a través del portal estadístico de la DGT, entre 2017 y 2018 las bajas de vehículos se incrementaron en torno al 18%, algo que podría estar directamente ligado con las restricciones impuestas en los distintos planes anticontaminación que ciudades como Madrid o Barcelona ya han puesto en marcha y con la necesidad de renovar el vehículo a la que muchos conductores han tenido que enfrentarse. Centrándonos en el último mes del año, en 2017 las bajas formalizadas diciembre se incrementaron un 76% con respecto a la media de turismos y furgonetas que se dieron de baja al mes durante el año completo (109.992 vehículos dados de baja en diciembre, frente a la media anual de 62.240 al mes), mientras que en 2018 el incremento fue de más del 57% (116.612 vehículos dados de baja en diciembre, frente a la media anual de 73.960 al mes).

Con respecto a las variaciones registradas en los desguaces, desde RO-DES informan que, entre enero y octubre de 2019, se ha registrado un aumento de vehículos que han llegado a los Centros Autorizados de Tratamiento (CATV) para ser dados de baja definitiva, de al menos el 16% con respecto al mismo periodo del año anterior. Además, en diciembre de 2018 se produjo un incremento de más del 30% si las cifras de entrada de vehículos se compran con la media mensual de unidades que se dieron de baja definitiva en los desguaces durante el pasado año. También es importante mencionar que, durante todo 2018, se dieron de baja en los desguaces aproximadamente un 28% más de vehículos que en 2017.

Las bajas definitivas en la DGT se realizan directamente en el desguace

Para asegurar que los vehículos que han alcanzado el final de su vida útil sean tratados y reciclados de acuerdo con la normativa medioambiental vigente, la baja definitiva de los mismos en la DGT es un trámite que se realiza directamente en los desguaces o CATV. Una vez se registra la entrada del vehículo en las instalaciones del centro de tratamiento, se procede a tramitar de manera telemática su baja en los registros de la Dirección General de Tráfico.

Te puede interesar ✅  ¿Es el "motosharing" el futuro de las motos en España?

Este procedimiento regulado por Ley impide que sea el propietario del vehículo quién se encargue personalmente de solicitar la baja definitiva del vehículo en una Jefatura de Tráfico, como si se hacía antes de 2004, año en el que entró en vigor la primera normativa sobre el tratamiento de vehículos al final de su vida útil.  No obstante, existen casos en los que, por causas determinadas el propietario desconoce el paradero del vehículo y debido a ello, acudir a la oficina de tráfico será la única vía posible para llevar a cabo el trámite. También será el propietario del vehículo, o una persona autorizada por éste, quién deba solicitar el trámite en una oficina de tráfico si el motivo para gestionar la baja definitiva es el traslado del vehículo a otro país; éstas son las llamadas bajas definitivas por exportación.

Cómo asegurarse de que el trámite se lleve a cabo antes de finalizar el año

Como hemos comentado al principio del artículo, el ahorro es el principal motivo que lleva a muchos propietarios a optar por el desguace y la baja definitiva del vehículo antes de finalizar el año. Dejar de pagar una póliza de seguros, el impuesto de circulación u olvidarse de tener que pasar la ITV de un vehículo que ya está fuera de uso, es sin lugar a duda un gran desahogo de cara al año próximo.

Siguiendo las recomendaciones de RO-DES, es mejor no esperarse hasta las últimas dos semanas del mes de diciembre, ya que los desguaces están habitualmente más saturados y en caso de necesitar también que se hagan cargo de la recogida del vehículo con grúa, la disponibilidad podría estar ya demasiado limitada. Por ello, para garantizar que esta gestión pueda ser llevada a cabo antes del 31 de diciembre, será mejor iniciar el procedimiento durante las dos primeras semanas del mes.

Documentación que acredita que la gestión se ha realizado correctamente

El Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos (CATV), también llamado comúnmente como desguace, facilitará al propietario del vehículo o interesado y siempre una vez haya finalizado todo el procedimiento tanto el Certificado de Destrucción como el justificante de baja definitiva emitido por la aplicación electrónica del la DGT.

¿Hay que dar de baja el vehículo en el Ayuntamiento?

La Dirección General de Tráfico (DGT) es la encargada de notificar las bajas que se producen en el registro de vehículos, a los correspondientes Ayuntamientos. Esta comunicación suele producirse al inicio el año natural en curso, por lo que, si la baja definitiva del vehículo se produce antes del 31 de diciembre, el próximo año no debería de devengarse un nuevo cargo derivado del impuesto de circulación (IVTM).

Finalmente, desde RO-DES recomiendan conservar siempre el Certificado de Destrucción y el justificante de baja definitiva en la DGT proporcionados por el desguace, ya que son los únicos documentos válidos para poder efectuar cualquier reclamación en caso de que proceda.

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.