¿Es el “motosharing” el futuro de las motos en España?

El pasado miércoles 30 de Mayo se presentó en Madrid “Coup”, el nuevo servicio de motosharing de la empresa alemana Bosch y que empezará a implementarse en la capital a partir de Julio, uniéndose a otros sistemas ya instalados como Movo o eCooltra aunque con un parque de motos inicial mayor, unas 850 estarán disponibles, todas ellas eléctricas.

 

Aunque el mercado está empezando a saturarse de empresas que ofrecen el mismo sistema (sin ir más lejos a partir de Julio en Madrid habrá cinco distintas), lo cierto es que su base de usuarios todavía no parece muy alta, o al menos no lo es tanta como en sistemas parecidos que sí están teniendo éxito como las BiciMAD o los coches emov. Las tarifas sí que serán muy competitivas, costando unos 3 euros por 20 minutos con un máximo de 25 euros al día.

 

El motosharing ¿solución a los problemas de polución?

 

Como ya hemos comentado en varias ocasiones, el tráfico rodado en el centro de las ciudades es un problema que va a ir en aumento, se han propuesto algunas soluciones como instalar inteligencia artificial en los semáforos. Desde luego es un problema que está en pleno auge, hasta el día de hoy todos estos nuevos conceptos de vehículos por horas son eléctricos, lo que les permitirá circular una vez se impongan las nuevas restricciones en el centro de las ciudades que parece va a ser la norma en Europa en los próximos años.

 

En el caso de Coup, esta nueva propuesta de la que os hablamos, Madrid es la tercera ciudad en la que estará disponible (las otras son Berlín y París). Según parece, uno de los aspectos que han hecho que sea esta ciudad la elegida es la alta densidad de scooters y motos en general que existen en la ciudad. Según aseguran sus responsables, ayudará a quitar del parque habitual de vehículos en el centro cerca de 10 vehículos por cada moto que traigan, es decir, esperan reducir el tráfico en torno a 2500 vehículos gracias a las ventajas de su sistema, lo que además ayudará a reducir la polución en la ciudad, uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los ciudadanos.

 

Te puede interesar ✅  Caballos fiscales, ¿qué son y cómo calcularlos?

No todo es tan bueno como lo pintan

 

Sin embargo, hay una serie de inconvenientes que le obstaculizan un poco la masificación del servicio. Para empezar el precio, que aunque barato comparado por ejemplo con un taxi e incluso Uber o Cabify, no siempre es más barato que el de carsharing, alquiler de bicicletas ni por supuesto el transporte público.

 

Los seguros quizás sea el tema más controvertido, ya que cada compañía ofrece aquellos con los que tienen contrato y eso conlleva al conductor asegurarse de las coberturas que se le ofrecen, sin contar posibles gastos extra.

 

A todo esto hay que sumar que su implantación, aunque parece ir viento en popa, sigue siendo bastante reducida en las ciudades españolas, siendo Madrid y Barcelona las únicas con verdaderas opciones. Por otro lado el gran inconveniente es, al igual que en el alquiler de bicicletas, el hecho que están diseñadas para moverse por el centro urbano de la ciudad (en el caso de Madrid el interior de la M30), lo que lleva a la población cercana a este centro (estamos hablando de grandes poblaciones como Vallecas, Moratalaz o Carabanchel) quedan fuera de su área de recorrido, lo que, a pesar que en algunos casos conlleva sólo de 1 a 4 kilómetros extra, no hay forma de dejar el vehículo en esas áreas, lo que no deja de ser irónico ya que el principal cliente de estas empresas es aquel que se mueve de casa al trabajo, siendo sus mayores clientes potenciales aquellos que, sin vivir en el extraradio habitan cerca de la zona límite y no podrán acceder a sus servicios.

¿Te ha gustado?

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.