Motos eléctricas: moda o revolución

motos-eléctricas

En general la llegada de los vehículos eléctricos ha supuesto una revolución en la forma de transportarse las personas. Durante muchos años se nos ha tratado de vender que los motores eléctricos barrerían del mercado a los automóviles tradicionales. Muchos anuncian los coches voladores, algunos existen, sin embargo su uso no está generalizado. Algo similar ha ocurrido con los eléctricos durante algunos años.

Hoy en día, sin embargo, los automóviles eléctricos tienen trascendencia y representan un sector cada vez más en alza. El cambio no ha sido tan radical como algunos auguraban. Las motos eléctricas tiene ventajas respecto a las de combustibles derivados del petróleo, pero también algunas desventajas.

En los primeros momentos las motocicletas eléctricas fueron muy básicas, hoy por el contrario ofrecen mayor versatilidad y amplia diversidad. Sobre el mundo de las motos tradicionales podemos ver algunas ventajas de las motos eléctricas:

Las motocicletas eléctricas no tienen que repostar en la estaciones tradicionales.

Recargar una moto eléctrica es mucho más barato que llenar el depósito tradicional de una moto. Es una de las ventajas que más se subraya a la hora de comprar una moto.

El mantenimiento es mucho menor; por ejemplo no es necesario cambiar el aceite.

Debido a la ausencia de aceite, las reparaciones son limpias.

No emiten olores similares a los que si emiten las motos de gasolina.

No generan emisiones contaminantes, aspecto positivo para el medio ambiente y que conlleva un ahorro en el impuesto municipal de circulación.

No tendrás que preocuparte por la degradación que provoca la gasolina ni de los ácidos que se acumulan en el cárter.

Te puede interesar ✅  Secretos para comprar motos de ocasión

Por último, y no menos importante, una moto eléctrica es un vehículo silencioso. No necesitan un calentamiento previo, y una vez logrado es un aspecto que no quema ni el carenado ni la estructura de la moto.

El uso de motos eléctricas supone una solución a los problemas energéticos medioambientales. Si una moto es más ecológica que un coche, la moto eléctrica lo es todavía más.

Sin embargo algunas de estas ventajas algunos las ven como un aspecto negativo.

Si bien el ahorro en combustible es una realidad, el precio de este tipo de motos es mas alto respecto de los vehículos tradicionales.

Es cierto que las gasolineras no son necesarias para repostar, sin embargo, en muchas ocasiones es complicado encontrar tomas de corriente para recargar la moto en la calle o en la carretera. Si quieres una en tu casa el coste correrá por tu cuenta.

El tiempo de recarga es mayor que el de repostaje.

La batería pierde capacidad cuando hace frío y su vida es bastante limitada. Hay que sustituirla cada cierto tiempo y no es barato.

Que este tipo de vehículos sean silencioso es positivo para la salud acústica de las ciudades, pero en ocasiones puede provocar atropellos debido a que no se escucha como se aproximan.

la velocidad es muy inferior a la que desarrolla una moto tradicional.

Hasta aquí los pros y los contras del uso de las motos eléctricas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.