¿Moto eléctrica o coche eléctrico?

Desde hace algunos años, muchos más vehículo de los que puedes imaginar montan sistemas eléctricos que permiten mejorar el rendimiento. Por si fuera poco la moto eléctrica es una realidad que va creciendo en número.

Hoy vamos a hablar sobre las ventajas que supone tener y conducir una moto eléctrica frente a un coche eléctrico.

El precio de compra

A día de hoy ningún vehículo de dos ruedas sin gasolina resulta económico a la hora de adquirirlo, pero la tendencia está cambiando. Existen modelos con un gran desarrollo tecnológico que superan los 12.000€, como la BMW C-Evolution u otros modelos de la gama Zero, junto a otras alternativas mucho más modestas y económicas, por ejemplo el Lifan, que cuesta menos de 2000€ y que resultan fácilmente amortizables.

Peso/Potencia

El menor peso es una de las grandes ventajas de la moto eléctrica frente al coche eléctrico, ya que para moverse necesita menos potencia, manteniendo una velocidad similar.

El par motor se entrega de forma casi inmediata y en los vehículos eléctricos es más fácil aprovechar el par, tanto en modelos básicos como en los de alta gama, siempre que incluyan sistema de regeneración de energía.

El mayor tirón a golpe de acelerador resulta muy eficaz sobretodo en conducción urbana. No te pienses, de todas formas, que una moto eléctrica acelera más que el Tesla S Model. Lo interesante es que el vehículo más ligero necesitará consumir menos energía.

Autonomía y Mantenimiento

Quizás uno de los puntos con mayor controversia tanto si hablamos de moto eléctrica o coche eléctrico. Sin embargo la moto al no tener tantos consumibles y pesar menos tiene una mayor autonomía. En una moto de estas características, en principio no te encontrarás aire acondicionado, radio, luces interiores o navegadores.

Te puede interesar ✅  Los costes de comprar o vender un coche de segunda mano

El scooter eléctrico aprovecha mejor la autonomía. Una autonomía en ciudad de 50 kilómetros te sirve más que de sobra para todo el día. El coste por kilómetro además es mucho más favorable que en un coche. Y no sólo por la autonomía, sino también por mantenimiento.

Los motores eléctrico, a priori, tienen menor complejidad y las piezas que debes revisar son menos numerosas. Aspecto que debe abaratar el mantenimiento anual y el coste por kilómetro recorrido.

Recarga

Una moto eléctrica tiene una gran ventaja frente a un coche eléctrico: mueve menos peso, necesita menos potencia y baterías menos voluminosas, sofisticadas y pesadas.

La autonomía evidentemente es más modesta, hablamos en esos casos de circulación urbana, y por tanto la carga debería ser menor.

El cable del cargador es menos exigente con las instalaciones eléctricas, tanto dentro como fuera de casa.

Si adquieres un modelo de moto eléctrica con batería extraible no sólo supone una ventaja antirrobo, sino que la carga es mucho más cómoda allí donde te encuentres, y no depender de la red actual de recarga en España.

Aparcamiento

Si hasta ahora no hemos logrado convencerte para tener una moto eléctrica en propiedad piensa que las motos y ciclomotores pueden aparcar, aunque depende de los ayuntamientos, en las aceras si son lo suficientemente anchas y no hay norma que lo prohiba.

Aunque los coche con pegatina ECO pueden aparcar gratis en las zonas de aparcamiento regulado siempre dependerán del tema del lugar libre. En las motos no aplica por lo que amortizarás de forma fácil tus desplazamientos.

Haz la transferencia de tu moto aquí de forma sencilla, fácil, rápida y segura.

¿Te ha gustado?

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.