Los «smartphone» ya son la primera causa de accidentes mortales

coches smartphones

Los “smartphone” están presentes en cada vez más ámbitos de nuestra vida. Pero no en todos su uso es el adecuado, como es el caso de la conducción. Ya se incluyen entre las posibles causas de un accidente mortal y su presencia en la conducción está cada vez más cuestionada.

 

Las causas por las que los “smartphone” se han convertido en un peligro para los conductores en la vía pública son varias pero los dos principales son: la adicción a estos y la creación de la sociedad hiperconectada. Desde que salieron los “smartphone” ha surgido la necesidad de tenerlos siempre cerca. Es cierto que estos aparatos han facilitado la vida enormemente haciendo sinergia de diversas tecnologías como las cámaras fotográficas y los teléfonos móviles.

 

Gracias a esta tecnología ha surgido una industria y un mercado con gran presencia en nuestra vida diaria y que ganara más presencia en los próximos años gracias a esos mismos avances. Sin embargo, el “smartphone” ha sido catalogado de invasivo e idiotizador. Es irónico que un aparato capaz de hacer de todo haya hecho a los usuarios más “tontos”. Pero no los ha hecho más tontos sino más cómodos. Y más adictos a él de lo que piensan. Su uso diario y multidisciplinar los han convertido en un elemento indispensable para casi todos los habitantes de nuestro país. Y esa necesidad imperiosa de tenerlos siempre cerca lo que los ha llevado a esta situación.

 

Sin embargo, los “smartphone” no son la única causa de accidente mortal en la carretera. El exceso de velocidad, la embriaguez o el agotamiento físico siguen siendo causas que pueden provocar un accidente en la carretera. Sin embargo, el uso del “smartphone” es una causa que se podría evitar de una forma sencilla pero la realidad indica todo lo contrario.

 

El “smartphone” ha aumentado las muertes en vez de disminuirlas; todo una paradoja en estos tiempos modernos. Pero el problema no es la tecnología en sí misma sino el uso que hacemos de ella. La DGT ha empezado a prestar atención a este problema pero todavía no ha sido capaz de hallar la solución al problema a pesar de que lo ha intentado mediante diversas campañas como “Al volante, pasa del móvil” o el famoso spot creado por el grupo Tricicle. A pesar de ser campañas exitosas no han sido capaces de concienciar a la población de que deje de usar el “smartphone” mientras conduce. El pasado año 2017 1.200 personas fallecieron en la carretera, un 32% de ellas por una conducción distraída; siendo una opción que se podría haber evitado de una forma totalmente eficiente. Es entonces cuando se pone el foco en los conductores.

 

Te puede interesar ✅  8 mujeres que han escrito la historia del automóvil

Frases como “por mirar un segundo no va a pasar nada” o “una mano para conducir y la otra para hablar” son el inicio de un hábito peligroso que es difícil de quitar. Son los conductores quienes tienen la clave para cambiar esos hábitos. La adicción a los “smartphone”, como las demás adicciones, se empieza a curar reconociendo el problema para más adelante, conseguir más autocontrol. Pero si es necesario por temas laborales o personales, está la opción de accesorios como dispositivos Bluetooth que conectan el “smartphone” al coche. Dependiendo de varios factores como la duración de las llamadas o la antigüedad del coche, estos dispositivos se pueden adaptar perfectamente al estilo de conducción de cada uno. Pero no se debe dejar que la atención a la conducción es más importante que la tecnología y la vida digital.

 

La DGT, consciente de que los tiempos cambian, ya está tomando medidas para actualizarse a los nuevos tiempos. El Director General de Tráfico, Pere Navarro, ha declarado que se ampliará la sanción de tres puntos. Otras medida es la implantación de un “modo coche” para no recibir llamadas y recibir mensajes durante la conducción. Sin embargo, esto es más complicado porque requiere la colaboración de las empresas de telefonía móvil, a las que se les ha pedido que colaboren para controlar el uso de los “smartphone” que ellas mismas han creado. Por otro lado, ha opinado que el uso del manos libres es más peligroso de lo que parece, creando una falsa sensación de seguridad.

 

Depende de todos los conductores hacer que estas normas lleguen a ser eficientes o no. Lo más importante es tener autocontrol  y saber gestionar el uso del “smartphone”, recordando siempre que la vida es más importante que recibir un WhatsApp o “postear” una foto en Instagram.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.