Los coches eléctricos y las energías renovables

Los altos niveles de contaminación de los centros urbanos de las grandes ciudades de nuestro país ha producido que se desarrollen medidas restrictivas acerca de los tipos de vehículos que pueden circular por dichas zonas.

El vehículo eléctrico se ha convertido en la mejor arma para luchar contra la contaminación producida por la flota de vehículos española. Por ello, en las zonas anteriormente citadas, sólo los vehículos eléctricos pueden circular con total libertad y grandes ventajas.

Ventajas del uso de un vehículo eléctrico

Los vehículos eléctricos no solo tienen la ventaja de que reducen la contaminación, poseen muchas más que ahora te contamos:

  • Mejora de la calidad del aire en las ciudades: La reducción de la contaminación conlleva que el aire de las ciudades (sobre todo de los centros urbanos) sea mucho mejor para nuestra salud.
  • Reducción de la contaminación acústica: La contaminación ambiental no es la única que producen los vehículos. El ruido que producen puede ser muy molesto y puede producir una erosión de los niveles de la salud en los habitantes de las ciudades. Los vehículos eléctricos son muy silenciosos por lo que no producirán contaminación acústica.
  • Posibilidad de reducción neta de las emisiones de dióxido de carbono: Está claro que usar electricidad en lugar de gasolina o diésel reduce de por sí la contaminación. Sin embargo, si usamos energía renovable como fuente para producir la electricidad de carga hará que se produzca una reducción total de las emisiones.

Funcionamiento básico y partes de un coche eléctrico

Si bien los vehículos eléctricos no son algo novedoso, lo cierto es que dejaron de usarse porque no eran rentables. Por suerte, el desarrollo de sus elementos, como las baterías, los ha vuelto a colocar a la cabeza de la automoción.

De forma sencilla, un vehículo eléctrico funciona igual que uno de combustión. Por ello, muchos elementos pueden ser parecidos a los de un coche de gasolina. Veámoslos:

  • Baterías: almacenan la electricidad para usarla, como el depósito de un vehículo de combustión. Lo malo de estos elementos es que no tenían mucha autonomía, aunque los nuevos modelos de litio poseen autonomías que pueden llegar más allá de los 500 km.
  • Motor eléctrico: transforma la electricidad que llega de la batería en energía motriz, como en un vehículo que quema gasolina. La ventaja de estos motores es que también pueden recuperar electricidad gracias al inversor que transforma el movimiento de las ruedas en electricidad.
  • Puerto de carga: por donde se recarga las baterías del coche. equivalente al lugar por donde repostan los coches de gasolina.
  • Transformadores: se encargan de transformar los parámetros de la corriente eléctrica (intensidad y voltaje) desde las características que presenta la red eléctrica o un punto de recarga rápido hasta las necesarias para recargar adecuadamente las baterías.
  • Controladores: regulan la entrada de energía a la batería y permite que la carga sea adecuada para el sistema.

La importancia del origen de la energía que usan los coches eléctricos

Como hemos comentado, el simple uso de un vehículo eléctrico reduce los niveles de contaminación porque no hay combustión. Sin embargo, existe una manera de que la contaminación se reduzca al máximo: el uso de fuentes de energía renovable.

Si tienes un vehículo eléctrico y un punto de recarga en tu vivienda, la instalación de un sistema de energía renovable como la minieólica o los paneles solares fotovoltaicos hará que, además de reducir el consumo en la factura de electricidad, también reduzcamos la contaminación a cero.

Métodos de recarga

La recarga de baterías es como el repostaje en un vehículo normal y exigen la adecuación del tipo de carga al sistema, ya que existen diferentes tipos, además de que podemos recargarlo en diferentes estaciones:

  • Recarga lenta en estaciones de baja potencia: este tipo se hace en estaciones de potencia eléctrica normal. Puede tardar varias horas.
  • Lenta doméstica y nocturna: este tipo se realiza en una estación de carga doméstica. Lo bueno de estas recargas es que son más económicas gracias a las tarifas especiales para vehículos eléctricos. En estas tarifas, el horario nocturno es mucho más económico, por lo que la recarga es más barata. Además si, como hemos dicho, tenemos un sistema de energía renovable, la electricidad usada será gratuita.

Deja un comentario

En cumplimiento de la legislación sobre protección de datos personales, te informamos de que TRAMICAR XXI, S.L., tratará tus datos personales como Responsable del tratamiento con la finalidad de publicar tu comentario en nuestro Blog. La base legítima para ello es tu consentimiento expreso. No se comunicarán tus datos a terceros, ni se realizarán transferencias internacionales a países ubicados fuera de la Unión Europea. Tienes derecho a revocar tu consentimiento, acceder, rectificar, suprimir, limitar, oponerte y solicitar la portabilidad de tus datos personales a través de rgpd_tramicar@tramicar.es o mediante carta dirigida a Glorieta de Rubén Darío, 4, 28010, Madrid. Asimismo, tienes derecho a reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).”