Los cambios revolucionarios que van a renovar el futuro del coche

Últimamente siempre que leemos novedades sobre la industria automovilística vemos los mismos titulares referentes al futuro del coche; los vehículos eléctricos parecen ser la evolución lógica en cuanto a carburantes. Sin embargo, ¿cómo afectan las nuevas tecnologías a los coches que llegarán en unos pocos años? Os contamos los principales avances que parece en unos años estarán en todos los coches de nueva fabricación.

Huellas dactilares

La biometría está cada vez más presente en nuestras vidas, teléfonos móviles que se desbloquean con nuestra huella dactilar, ordenadores que leen nuestro iris e incluso terminales bancarias que requieren una huella para operar. Se trata de una tecnología en continuo avance y que da una sensación de seguridad muy alta en el usuario.

El paso lógico de ir más allá hacia el mundo del automóvil es casi una obligación. Ya existen numerosos modelos que incluyen arranque por medio de huellas dactilares previamente programadas, de manera que la seguridad se centre en nuestro propio cuerpo y sentidos. El problema hasta ahora es que esta tecnología no es 100% segura como aseguran sus seguidores, y es que algunos de estos sistemas no están completamente cifrados de manera que un ordenador protegido por huella dactilar no es completamente impenetrable debido a que el sistema no es infalible, es relativamente fácil utilizar una huella externa y hackearla o bien engañar al propio sistema dependiendo de la manera en que introduzcas la huella como en algunos modelos de ordenadores HP.

De momento este sistema ya está implementado en modelos de alta gama pero el principal problema es que la tecnología no está lo suficientemente desarrollada para que no tenga fallos, aunque los expertos aseguran que en un máximo de cuatro años esta tecnología estará estandarizada en los nuevos modelos de todas las gamas y que será mucho más eficiente en tema de seguridad.

Carreteras magnéticas

Aunque llevamos años oyendo proyectos para instalar carreteras magnéticas en grandes ciudades como Washington, todavía seguimos esperando que esta tecnología se haga realidad. Estamos hablando de al menos 10 años para que se empiecen las pruebas reales que permitirían a los coches autónomos realizar un viaje completo sin que el conductor necesite siquiera estar atento de ningún problema que pueda surgir.

Esto es debido a que empresas como Volvo, apostaron hace tiempo por instalar puntos magnéticos bajo las carreteras de Estados Unidos cada vez que estas tengan que ser renovadas. A pesar de lo prometedor que parece, este sistema llevaría un alto coste de instalación, aunque obviamente la idea principal es instaurarlas en autopistas o carreteras principales. Es una idea que ya hemos visto en el cine, en Minority Report, película que, por cierto, contó con una serie de expertos científicos y filosóficos para determinar de una manera realista cómo será la vida en el año 2050.

Ciudades inteligentes

El cambio en el transporte no se basa únicamente en la incentivación del uso del transporte público o bicicleta, sino que depende en gran medida de cómo la ciudad está conectada con nosotros. Esto significa que, gracias a los servicios que ofrecen sobre tráfico gigantes como Google, podemos determinar cada vez con más eficacia los tiempos de espera, aglomeraciones o atascos.

Pero el cambio más radical puede llegar con los semáforos inteligentes que redireccionen el tráfico para aumentar la eficacia en todos los vehículos y permitirán  cambiar la fluctuación de vehículos en caso de manifestaciones, eventos o accidentes en tiempo real. De manera que en lugar de elegir nosotros si deseamos esperar, la propia ciudad lo haga.

¿Te ha gustado?

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.