1️⃣ Problemas e intentos de fraude al hacer el cambio de titularidad dgt

El cambio de titularidad dgt de un vehículo de segunda mano, es un trámite imprescindible que puede tener consecuencias legales si no hacemos las cosas bien desde el principio.

Es fundamental que tengas presente los problemas en los que te puedes meter, una vez pagado el vehículo. Por ello, desde Tramicar te contamos algunas experiencias que hemos vivido:

_Hemos visto varios casos en los que tras realizar el pago del vehículo, el nuevo propietario descubre al ir a realizar el cambio de nombre que existe un embargo o incluso una prohibición de circular. ¿Y que pasa ahora? pues que el vehículo no se puede mover, ni vender, ni dar de baja, hasta que el nuevo dueño pague el embargo o se entere de qué ha pasado con el vehículo y/o le pida cuentas al anterior propietario.

Recuerda que las deudas son transferibles, por lo que tanto el vendedor como el comprador deben conocer las cargas y/o gravámenes que pueda tener el vehículo, así como incidencias que impidan el cambio de titularidad, como una denegatoria, reserva de dominio, impago del impuesto de circulación, baja o multa de transporte. Esto podrás saberlo a través del Informe de Antecedentes del Vehículo de la DGT.

_En otras ocasiones, nos hemos encontrado con que el vendedor no solo no era el titular del vehículo, si no que intentaba ocultarlo a nuestro sistema de reconocimiento facial, con una fotocopia de un DNI. Paramos el proceso, y lo pusimos en conocimiento del comprador para que decidiera como proceder, pues si el vendedor ocultaba su identidad es señal de que algo anda mal.

dgt cambio titularidad

 

_En una situación similar entre familiares. Una persona quería hacerse con la propiedad de un vehículo sin el conocimiento expreso del titular, por lo que intentó utilizar el mismo selfie para identificarse como comprador y como vendedor, y empleando la consabida fotocopia del DNI para identificarse como vendedor y como comprador. Evidentemente no funcionó, pero de haberlo logrado, hubiera podido vender el vehículo a un tercero que se habría encontrado con un problema muy serio.

_El caso más reciente es de un intento de phising car. Un cliente nos llamó pues estaba interesado en adquirir un vehículo usado matriculado en España, pero cuyo propietario se encontraba en Francia. Anunciaba un vehículo muy por debajo del precio de mercado con la excusa de que le urgía la venta, y pedía que se le ingresara la mitad del dinero antes de enviar el vehículo.

Le aconsejamos lo primero de todo pedir el Informe de vehículo DGT, pedirle al supuesto propietario fotos muy específicas del vehículo y por supuesto, no enviar dinero por adelantado. El informe demostró que el auténtico propietario del vehículo se encontraba en Málaga, y que todo era un intento de estafa.

El mercado del vehículo de segunda mano está en pleno auge en nuestro país aunque puede llegar a ser un acto de fe en algunos casos en los que el comprador no sabe muy bien donde se está metiendo, y cuya única garantía es la palabra de un desconocido.

Desde Tramicar queremos acabar con los intentos de fraude y con las sorpresas postventa a través de la tecnología y nuestra experiencia de más de 30 años en el sector de la automoción. Antes de adquirir un vehículo o hacer el cambio de titularidad, asegúrate de tener toda la información necesaria.

Deja un comentario

En cumplimiento de la legislación sobre protección de datos personales, te informamos de que TRAMICAR XXI, S.L., tratará tus datos personales como Responsable del tratamiento con la finalidad de publicar tu comentario en nuestro Blog. La base legítima para ello es tu consentimiento expreso. No se comunicarán tus datos a terceros, ni se realizarán transferencias internacionales a países ubicados fuera de la Unión Europea. Tienes derecho a revocar tu consentimiento, acceder, rectificar, suprimir, limitar, oponerte y solicitar la portabilidad de tus datos personales a través de rgpd_tramicar@tramicar.es o mediante carta dirigida a Glorieta de Rubén Darío, 4, 28010, Madrid. Asimismo, tienes derecho a reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Para más información puedes consultar nuestra Política de Privacidad