¿En qué consiste el alquiler de motos entre particulares?

Desde hace varios años, se encuentra de actualidad un servicio que pone en contacto a conductores de motos con sus propietarios con el objetivo de gestionar los alquileres de éstas durante días, semanas e incluso meses. Este servicio de alquiler de motos entre particulares lo ofrecen diferentes plataformas para que los  usuarios que se encuentran cerca puedan disfrutar de estas motos de manera fácil y segura.

A través de estas plataformas, el propietario le saca el máximo partido a su vehículo determinando el precio y decidiendo cuándo y a quién alquila su moto, con seguro a todo riesgo, con contrato de alquiler y con las condiciones que él mismo estipula.

Asimismo, se hace hincapié en la seguridad y estado de las motos con una revisión previa para comprobar su historial de daños y fraudes, así como el permiso de circulación y toda su documentación.

Esta alternativa de movilidad significa además la oportunidad de que los interesados puedan disfrutar de diferentes motos, pagando solo por el uso que se haga de éstas, y representa la posibilidad de que puedan probar tranquilamente un modelo determinado antes de lanzarse a comprarla.

Por su parte, el alquiler de una moto de estas características a largo plazo por meses supone una alternativa económica y eficaz de movilidad para aquellos que buscan una solución de transporte privado, sin las obligaciones que conlleva el tener un vehículo propio, para moverte por la ciudad sin dificultad.

Por ello, esta nueva forma de transporte permite a muchos usuarios desplazarse cómodamente, más cerca y en menor tiempo, dentro de un marco de economía colaborativa que tiene el principal objetivo de reducir gastos y compartir beneficios entre un mayor número de personas.

Te puede interesar ✅  Las multas de tráfico más frecuentes en España

motos_125cc_segunda_mano 

¿Cómo financiar una moto de segunda mano?

 

Este modo de movilidad entre particulares ha cobrado popularidad debido a la existencia de un gran número de personas cada vez mayor que recurre a la alternativa de financiar una moto de segunda mano, como si de una nueva se tratase.

 

Si la compra se hace a través de un establecimiento, éstos ofrecerán servicios de financiación, existiendo también la opción de que el interesado pida un préstamo preconcebido a su entidad financiera. No obstante, el proceso de compra se complica con un particular, dado que la mayoría de bancos y empresas financieras piden factura proforma, albarán o presupuesto para poder evaluar el proyecto.

Por supuesto a la hora de transferir una moto para hacerte con otra, no olvides que la opción más segura es Tramicar.

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.