Consejos para conducir en invierno (y…III)

 

Terminamos esta serie de entradas sobre la conducción en invierno con algunos consejos según el tipo de vehículo que conduzcas. Ya que no son los mismos consejo para uno que para otros.

Conducción según el tipo de vehículo

Finalmente te mostramos algunos consejos dependiendo del vehículo que utilices.

Todo terreno: Si conduces en condiciones adversas un todoterreno trata de evitar los vadeos (pasos por agua) y si no hay más remedio que pasar por ellos, te damos algunos consejos:

Inspecciona el punto de entrada al mismo: la profundidad de un río puedes conocerla analizando los rizos del agua al chocar con el fondo. Por tanto si no hay rizos es que se trata de una zona profunda.

Circula siempre con marchas cortas para mantener sujeto el vehículo con el motor.

Si la corriente es fuerte te aconsejamos atar tu vehículo con una eslinga al vehículo que va detrás de ti.

Cuando salgas del agua, seca bien los frenos con frenadas cortas, rápidas e intermitentes.

Si te encuentras con una zanja, la mejor forma de pasarla es hacerlo en diagonal y de forma lenta.

Si circulas sobre barro es importante frenar con mucha suavidad y anticipación. En estas circunstancias el sistema de frenos ABS puede convertirse en unos de nuestro enemigos peores, por lo que debes manejar el coche con mucha suavidad.

Motocicletas: con circunstancias de mal tiempo, en los vehículos de dos ruedas las cosas se complican y pueden ocasionar muchos problemas, por tanto debemos:

Utiliza botas, guantes, ropa resistente a las bajas temperaturas. Cuando tienes frío reaccionas con mayor lentitud; la falta de tacto en pies y manos provoca que los mandos se accionen de una forma más brusca.

Te puede interesar ✅  Quiero transferir un coche sin ITV ¿es posible?

Detente con frecuencia para desentumecer los músculos.

Cuando pares toma bebidas calientes y realiza ejercicios de calentamiento.

Aplica algún tipo de tratamiento antivaho a la visera del caso con el fin de evitar que se empañe.

A la hora de frenar, reparte esfuerzos: te recomendamos aplicar el 60% en la rueda delantera y el 40% en la trasera. La rueda trasera bloqueada es más fácil de controlar que la delantera.

Si empieza a llover es preferible detenerse hasta que la lluvia cese y haya arrastrado el polvo y la grasa de la carretera.

La visibilidad de los coches se reduce por lo que deberíamos encender la luces. Es obligatorio.

Viste prendas con colores llamativos para que seas visto fácilmente por el resto de automovilistas.

No pises las marcas viales de la calzada, deslizan como pistas de hielo.

Acelera con suavidad si el suelo está mojado o frío.

Hasta aquí nuestros consejos para circular el próximo invierno. Y recuerda siempre: muchas precaución, lo importante es llegar.

 

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.