Consejos para conducir en invierno (I)

conducir_invierno

Quedan muy pocos días para que llegue el invierno. En estos próximos meses hielo, lluvia, nieve, granizo y anochecer a las 17.30 serán características propias de esta época del año. A todos nos afectan estas condiciones, a unos más que a otros, sin embargo los conductores de automóviles lo tienen más difícil si cabe. Por eso hoy vamos a darte algunos consejos para saber qué hacer si una vez circulando por carretera comienza un temporal.

Son muchos los casos en que un temporal puede sorprendernos de manera fortuita, con el riesgo que conlleva sufrir un accidente de tráfico al no actuar como exigen las recomendaciones, o bien por no llevar los accesorios necesarios para circular con pavimentos con adherencia mínima.

Consejos conducción

Durante el invierno es importante tener el vehículo a punto y preparado ante cualquier eventualidad que pueda ocurrir.

Revisar el vehículo: antes de comenzar un viaje deberías ser consciente que tu automóvil se encuentra en la condiciones adecuadas para circular ante un temporal. Fíjate en el sistema de refrigeración, el nivel del líquido anticongelante, el nivel de líquido del limpiaparabrisas, aceite, líquido de la dirección. Comprueba además que los neumáticos tiene un dibujo estable y óptimo para el agarre en superficies poco adherente. Por último fíjate en el alumbrado, frenos y escobillas

Cinturón de seguridad: debes hacer uso de este sistema de seguridad, y más si cabe cuando circules en situaciones de nieve o hielo, porque la falta de adherencia puede provocar pérdidas de control de nuestro vehículo y vernos desplazados por el habitáculo del coche en caso de una colisión.

Conducir con suavidad: adecua la conducción a las condiciones meteorológicas para hacerlo de forma segura; no realices cambios de dirección o volantazos. Con giros suaves es difícil perder el control de nuestro vehículo. Si tienes que realizar un giro brusco o rápido, el vehículo realizará subvirajes, que debes corregir con movimientos armónicos de un lado a otros hasta que se detenga el vehículo. No debes intentar frenar con las ruedas fijas, sea en rectas, hacia la izquierda o a la derecha.

Te puede interesar ✅  ¿Cuál es la ética de los coches autónomos?

Mantén la distancia de seguridad: circula a una distancia de seguridad amplia y adecuada a la velocidad de marcha del vehículo situado delante de nosotros. Cuando las condiciones climatológicas son adversas la distancia de seguridad debe aumentar de forma considerable. ¿por qué? porque el tiempo que tardaremos en detener nuestro vehículo, sobre nieve o hielo, es mucho mayor que en seco.

Cadenas o neumáticos de invierno: Equipa tu vehículo con cadenas o neumáticos de invierno cuando circules por carreteras de montaña, o vías cubiertas con nieve o hielo, con ausencia de adherencia. En situaciones de riesgo, en caso de no disponer de estos dispositivos, la autoridad competente puede prohibirnos la circulación.

Iluminación: favorecerá nuestra visión y la de los demás conductores al poder vernos mejor. Recomendamos el uso de las luces antiniebla y las de largo alcance evitando el deslumbramiento.

Equipamiento: lleva una linterna en el vehículo, un par de mantas, chalecos reflectantes, abrigos que incluyan reflectores, ropa cómoda, un rascador para quitar el hielo de los cristales helados.

Otras recomendaciones: consulta el estado de las carreteras antes de viajar, llena el depósito, cuando aparques el vehículo deja los limpiaparabrisas levantados para evitar su rotura en caso de nevada. Si aparcas y va a nevar es aconsejable no poner el freno de mano y si dejar una marcha metida. Utiliza el aire acondicionado o el climatizador para evitar que los cristales se empañen. Finalmente si se congela la cerradura deberás calentar la llave con un mechero e introducirla lentamente…

¿qué otras recomendaciones utilizas al conducir en situaciones adversas?

¿Te ha gustado?

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.