¿Comprar un coche embargado? Te damos nuestros consejos

Un coche embargado puede resultar una compra interesante y hasta cierto punto compensar.

El futuro es de lo que arriesgan, por eso hoy te vamos a hablar sobre las compras complicadas de coches en referencia a aquellas que están pendientes de deudas, herencias, falta de documentación o bajas definitivas.

No se trata en este post de darte ideas para adquirir un coche en situación irregular, sino de tener en cuenta, que cuando la irregularidad está especificada correctamente y el precio es atractivo, puede resultar interesante la compra de este tipo de vehículos.

Hasta que punto luchar con un taller de mecánica o de chapa puede ser rentable. En ocasiones puede compensar. Otra cosa es lidiar con la Administración Pública, situación digna de cualquier título satírico de nuestra literatura o cinematografía contemporánea.

¿Se puede vender un coche embargado?

Un coche embargado llega a esta situación por falta de pago del mismo (a la financiera de la marca, al banco) o la falta de pago de importes asociados como multas, impuestos o estar dentro de una declaración de bienes aportada por Hacienda.

En el primer caso, normalmente interviene un juzgado, que ordena la ejecución de la sentencia y el procedimiento se tramita a través de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En caso de deudas se gestiona a través de la Administración y el procedimiento se rige por la Ley General de Recaudación, no siendo necesaria la intervención de un juzgado ni la ejecución de sentencia alguna. La propia Administración ordenará el embargo del coche mediante una orden similar a la LECivil.

Desde que se ordena el embargo de un coche por el juzgado hasta que éste se ejecuta, hasta que se ordena el “precinto del vehículo”, pueden pasar incluso años, aunque, en los últimos tiempos, ha venido acelerándose antes de que prescriba el delito que ocurre a los 4 años.

En contra de la opinión general, un coche embargado si puede ser vendido. Sin embargo, ciñiéndonos a la legalidad, si la intención del propietario deudor es hacer frente a la deuda con lo conseguido en la transacción, la circunstancia deberá quedar recogida en el contrato y el comprador podrá no entregar el resto del importe hasta tener constancia fehaciente que el embargo ha sido levantado. Cuidado por tanto con las falsas promesas. Todo debería quedar por escrito, firmado por ambos y mejor delante de un gestoría o notario.

Te puede interesar ✅  ¿Cuándo cambiar los neumáticos? Te damos algunos consejos

Si el moroso decide vender el coche embargado  para librarse de la deuda, incurrirá en un posible delito de alzamiento de bienes con pena de prisión de uno a cuatro años y multa de 12 a 24 meses, es decir de 720 a 288.000 €. Durante la crisis muchos “deudores profesionales” se han aprovechado de la misma para hacer su agosto y declararse insolventes, lo que les ha traído consecuencias peores.

El coche embargo es transferible

Cuando lleves la documentación a Tráfico para hacer la transferencia, en la ventanilla te notificarán la citada circunstancia (embargo) y si estas de acuerdo se efectuará el cambio de titularidad.

Si el coche está embargado y precintado, Tráfico renueva la titularidad, osea que permite la transferencia, pero no expide permiso de circulación a nombre del nuevo propietario. Debes tener en cuenta que dicho vehículo tiene prohibida la circulación. Si te paran, inmovilizarán el coche y lo llevarán al depósito municipal de donde no es tan sencillo sacarlo.

Si has comprado un coche embargado, como quien dice sin querer podrás y deberás denunciar al vendedor por estafa y demostrar que eres un tercero que adquiere de buena fe, incoando un procedimiento de “tercería de dominio”.

Otro caso sería el de levantar embargo prescritos. Solicita una cancelación de la anotación de embargo por caducidad en el Registro de Bienes Muebles de la provincia donde se procedió al embargo.

 

¿Te ha gustado?

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.