¿Cómo saber que el cuentakilómetros de un coche de segunda mano ha sido manipulado?

En determinadas ocasiones, podemos encontrarnos a personas que deciden trucar el cuentakilómetros de un vehículo con el principal objetivo de subir su precio, haciéndonos pensar que el coche tiene menos kilómetros de los que realmente ha realizado.

Este problema se incrementó durante la última crisis económica, dado que muchos particulares comenzaron a adquirir vehículos de segunda mano con prestaciones y características inmejorables con un coste menor. A pesar de ello, obtener un coche con el cuentakilómetros manipulado es una estafa que solemos creer que nunca nos ocurrirá al comprar un coche de segunda mano, pero que siempre debemos asegurarnos de que no exista para no caer en la trampa, sobretodo al encontrar una ganga con pocos kilómetros a un precio muy bajo.

Además, el cuentakilómetros de un coche puede manipularse en vehículos que utilicen un sistema digital al conectarse a un puerto del vehículo llamado OBD gracias a la tecnología plug & play (enchufar y usar) y teclear la cifra deseada para indicar los kilómetros que se quieren transformar.

Por su parte, los coches fabricados antes del año 2000 funcionan con un sistema analógico, por lo que la forma de falsear el cuentakilómetros será desmontando el cuadro de mando y manipulando las cifras.

Por otro lado, cabe destacar que el kilometraje exacto de un vehículo también podrás averiguarlo acudiendo al servicio oficial de la marca, donde analizaran el coche sabiendo exactamente en qué lugar del automóvil podrán encontrar este dato; así como a un taller de confianza, desde el que llevarán a cabo un análisis de los kilómetros reales del coche y averiguarán si el cuentakilómetros ha sido manipulado con respecto al desgaste que tenga el coche.

Sin duda, adquirir un vehículo de segunda mano siempre es una buena opción, pero desde Tramicar te recomendamos que conozcas muy bien el estado del coche antes de comenzar el proceso de compraventa, prestando especial atención a cuestiones como su kilometraje.

¿Qué formas existen para detectar que un cuentakilómetros está trucado?

 1. A través del Informe DGT

 Es fundamental que lleves a cabo este trámite, ya que a través del informe de la DGT podrás enterarte de todos los datos del vehículo como la lectura del cuentakilómetros, si tiene en regla la ITV, las reparaciones técnicas certificadas por un taller autorizado o el historial de bajas y cargas del vehículo.

Los kilómetros registrados en la ultima revisión del coche será una cuestión primordial a la hora de conocer si los kilómetros que indica el cuentakilómetros del coche de segunda mano son reales, ya que solo tendremos que comprobar los kilómetros y ver si los números cuadran.

El Informe de la DGT podrás solicitarlo por Internet o en la Jefatura de Tráfico correspondiente. Desde Tramicar podemos ayudarte con la consulta de antecedentes y cargas del vehículo de la DGT, que podrás recibir de forma inmediata en tu correo.

Cabe destacar que, a la hora de realizar la compraventa de un vehículo de segunda mano, deberás prestar atención a la notificación de venta, que es notificar la venta de un vehículo en el Registro de la Dirección General de Tráfico. Mediante esta gestión, se comunica formalmente el traspaso del vehículo a otra persona, informando de este cambio de titularidad a la Dirección General de Tráfico para que actualice sus libros y registros.

2. A través de toda la documentación del vehículo

Otra forma de comprobar si el cuentakilómetros es correcto será revisando toda la documentación del vehículo como la Tarjeta de Inspección Técnica, y si el coche no la tiene o te entregan un duplicado deberás desconfiar e indagar más al respecto. La tarjeta ITV estará sellada por la estación donde el vehículo haya pasado la inspección, estando los kilómetros habitualmente anotados a mano.

También es recomendable disponer del libro de revisiones, ya que nos proporcionará información sobre como ha sido tratado el vehículo en anteriores ocasiones, debiendo estar igualmente sellado con el kilometraje del coche en cada revisión. Por ello, si la documentación de un coche de pocos años no dispone del libro de revisiones, debes sospechar de sus kilómetros.

3. El estado del interior del coche

Un vehículo debe tener un desgaste interior acorde a su kilometraje. Así, existen determinadas partes en las que será más sencillo       que te des cuenta que el kilometraje se encuentra trucado, como los asientos, la tapicería del vehículo, los reposabrazos de las puertas, el desgaste del volante, la palanca de cambio, las alfombrillas o los botones del equipo de sonido, de los elevalunas y del climatizador.

Es muy probable que el kilometraje esté trucado si el desgaste de estas piezas no se corresponde con el kilometraje del cuadro de mandos.

4. El estado mecánico del coche

Otro aspecto al que deberás prestar especial atención será el estado del embrague, de los frenos y del acelerador o el sonido del motor del coche. Además, deberás revisar si el vehículo presenta fugas de líquidos y de aceite, si muestra consecuencias de algún accidente o el estado del conducto de escape, etc…

Un coche con pocos kilómetros no debería presentar problemas de esta índole, por lo que lo más recomendable será que pases una inspección técnica para comprobar cualquier avería oculta, así como para averiguar si el desgaste del coche se corresponde al número de kilómetros del que dispone.

¿Cómo actuar si encuentras el cuentakilómetros trucado?

En el caso de que al adquirir un coche de segunda mano hayas tenido esta mala suerte, tendrás la opción de denunciar por estafa al vendedor o bien solicitar la resolución del contrato. Además, podrás exigir la diferencia del precio si a pesar de haber sufrido este percance sigues queriéndote quedar con el vehículo en cuestión.

Deja un comentario