¿Cómo conducir en invierno?

viajar_en_invierno

En breve tendremos con nosotros el invierno, el frío, la lluvia, el hielo, la nieve y un mayor número de horas de oscuridad, factores que requieren extremar las precauciones antes de coger el coche o la moto en nuestros desplazamientos diarios. Hoy te mostramos algunos consejos que pueden librarte de más de un susto o de un buen disgusto, se mire como se mire.

Antes de viajar

Comprueba la presión de los neumáticos. Con firme deslizante es fundamental que los neumáticos tengan la presión correcta. Si están muy hinchados, su flanco será muy rígido y la adherencia será menor. Si bien llevarlos poco inflados es mucho peor porque el aquaplaning se iniciará a menor velocidad.

Limpia los parabrisas

Un parabrisas con suciedad se empaña mucho antes que uno limpio. Después de limpiarlo por dentro es importante que apliques una capa de un producto antivaho; por fuera puedes aplicar un repelente de agua; cuando llueva, sin usar limpiaparabrisas podrás seguir viendo de forma correcta.

Limpieza de las luces

La suciedad depositada sobre los faros y pilotos disminuye la eficacia de los mismos. No sólo verás peor sino que te verán peor. Cuando accedas a una carretera donde se ha echado sal tenlo muy en cuenta ya que puedes perder hasta la mitad de la eficacia de los faros.

El testigo de la luz antiniebla trasera es de color naranja por un motivo: cuando no hay niebla, resulta muy molesta para el resto de conductores. Si puedes ver los pilotos traseros del coche que te precede con claridad, apágala.

No conduzcas cuando graniza

El granizo es mucho más peligroso y deslizante que una helada. Incluso con neumáticos de invierno es difícil mantener el control del coche. Si puedes evitar viajar mientras graniza mejor que mejor.

Te puede interesar ✅  ¿Deberían las bicicletas llevar matrícula y carnet por puntos?

No desconectes el ESP

Nuestro consejo es que mientras circulas nunca lo apagues. Sólo debes desconectarlo cuando te quedes atrapado en la nieve. Una vez que salgas conéctalo de nuevo. Circular sin control de estabilidad no tiene ningún sentido.

Tanque de combustible lleno

Tu automóvil incluso en parado consume 0,5 litros por hora.

La primera marcha

En situaciones extremas con firme deslizante es preferible arrancar en segunda o tercera y girar las ruedas con seguridad. Es posible que percibas olor a embrague quemado, pero es normal. En caso de calzada con hielo, prueba con el control de tracción o con ramas de árbol que hagan que las ruedas agarren.

Una retirada en ocasiones es la mejor estrategia

Es posible que circules por una carretera de montaña con firme deslizante y que llegue un momento que la pendiente no te permita continuar la marcha, y la única solución sea retroceder la marcha: inserta la marcha atrás, apaga el motor, suelta el embrague y quita el freno de mano, así el propio motor frenará el vehículo. Es el momento de accionar el arranque. El coche comenzará a retroceder al paso humano sin deslizar. Si quieres parar recuerda frenar suavemente.

Aviso: hazle caso

La mayoría de los automóviles modernos emiten un aviso cuando la temperatura es inferior a 4 grados. Tenlo en cuenta, es posible que encuentres hielo en la calzada.

Finalmente puedes pensar que la conducción es un ejercicio consciente y lo cierto es que muchas de las acciones que realizamos se hacen de forma instintiva. Por ejemplo, en caso de emergencia es normal quedarse mirando a un obstáculo, controlarlo en complicado y requiere mucha práctica, por eso no está de más hacer de vez en cuando un curso de conducción.

 

 

¿Te ha gustado?

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.