Averías más comunes en coches y cómo evitarlas

 

Si no te andas con ojo con el mantenimiento de tu vehículo o si la edad media es alta es muy posible que aparezcan las primeras averías serias en tu automóvil. Hoy vamos a mostrarte qué elementos son los que suelen romperse.

Según los datos que recoge el informe de averías elaborado por el RACE, el protagonista más habitual ha sido de nuevo la batería. Las asistencias por este motivo han superado las 165.000. Respecto a 2016 se han reducido en un 4,7% , si bien las incidencias con baterías doblan a la segunda causa, que son los neumáticos del vehículo, que han visto un incremento respecto del año anterior en más de un 5%. Recuerda que desde el 1 de febrero la normativa ITV se ha modificado aunque su entrada en vigor llegará en el próximo mes de mayo.

La siguientes incidencias más comunes son los accidentes de tráfico, con 45.000 asistencias, fallos en el motor con 43.000 asistencias y las averias de bomba o inyectores diésel, con cerca de 29.000 asistencias.

Otras averías tienen que ver con el alternador, el motor de arranque, el disco y cable del embrague o el cambio de velocidad manual.

El incremento de la asistencia en carretera se debe al mal mantenimiento general que los usuarios dispensan a los automóviles, con especial incidencia a la hora de llevar a cabo las revisiones periódicas y revisar el buen estado del vehículo antes de realizar un desplazamiento largo.

Existe otro factor de riesgo que puede llevarnos a la asistencia y es el aumento de la edad media del parque de automóviles en España, si bien también influye la falta de inversión en infraestructuras y el mal estado de algunas carreteras, que son otra de las causas que afectan a todos los componentes mecánicos del automóvil.

Te puede interesar ✅  La primera motocicleta de la historia

¿Qué puedo hacer para evitar las averías más comunes?

#Antes de salir de viaje puedes comprobar los niveles del vehículo (aceite y anticongelante del radiador). Revisa además la batería, neumáticos (su presión y la banda de rodadura) y el limpiaparabrisas. No olvides revisar los triángulos de emergencia y el chaleco reflectante, obligatorios por otra parte.

#Planifica tu viaje y, en la medida de lo posible, evita las congestiones. Consulta las incidencias del tráfico para evitar carreteras con complicaciones.

#Descansa antes de viajar. Haz un reparto correcto de la carga, ojo con los elementos sueltos. Y si llevas animales, recuerda que no deben viajar sueltos.

#Descansa cada 2 horas o 200 kilómetros. No conduzcas durante mucho tiempo.

#Cero alcohol, respeto de las normas y utiliza los sistemas de retención de todos los ocupantes incluidos los niños.

#Mantén la distancia de seguridad, circula por la derecha.

#llegando al final del trayecto es cuando pueden producirse mayores incidencias por la fatiga, las ganas de llegar o retenciones. No bajes la guardia.

#Cuidado con tu seguridad, cuidado especial en los trayectos cortos, aunque conozcas la carretera. En este tipo de situaciones, cuando menos lo esperes surge la incidencia.

#¿Conduces de noche? Ten en cuenta la fatiga debida a poner mayor atención ante una menor visibilidad. Revisa por tanto los faros, la altura en función de la carga y aumenta la distancia de seguridad.

#Finalmente, en caso de accidente, recuerda esta máxima: Proteger, avisar y socorrer.

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.