Alcoholímetros en los coches como solución a la conducción ebria

No es una idea nueva, se lleva muchos años discutiendo e incluso en algunos países como Francia ha llegado a ser obligatorio mientras que en Suecia lleva implantado desde 2010 para conductores que han sido alguna vez detenidos por embriaguez al volante.

 

En los últimos días la eurodiputada Rosa Estarás propuso ante la Comisión Europea la integración en vehículos particulares de sistemas que detecten el grado de alcohol en sangre de los conductores para impedir que el coche arranque. Una medida que si bien resultaría novedosa en terreno europeo, ya se ha intentado llevar a cabo en España. Concretamente en 2012 la DGT ya se planteó introducir esta medida sin éxito. También el hecho que en Francia se haya dejado de implantar implica dudas ante una posible normativa conjunta a nivel continental.

 

No hay duda que el consumo de alcohol y drogas está presente en gran parte de los accidentes ocurridos en terreno europeo, se estima que uno de cada tres accidentes está relacionado con ello. Por tanto supone una medida que vendría a solucionar una gran cantidad de muertes al año.

 

Los alcoholímetros en sí no son caros, su precio varía entre los 5 y 50 euros si son de carácter no profesional. Por supuesto si queremos uno eléctrico puede llegar a costarnos 500 euros pero no parece necesario a priori tener uno así. Al parecer, enchufar este dispositivo al coche no sería un gran problema, ya que se conectaría al panel de instrumentos de vehículos.

De esta manera, nuestro vehículo funcionaría sólo una vez el alcoholímetro ha detectado que no tenemos alcohol en el aliento, ya que de otra forma no arrancará. Aunque hay otras ideas como la de un rayo infrarrojo que escanea tu piel de manera que detecta partículas de alcohol. En cualquiera de los casos, si este elemento se convierte en obligatorio en Europa nos encontraríamos ante una situación legal diversa, ya que en los distintos países europeos la tasa de alcohol en sangre con la que se puede conducir es distinta.

 

Te puede interesar ✅  Suben las ventas de coches en agosto ante la llegada del WLTP

Por si llevar un alcoholímetro propio en el coche se convierte en normativa europea, ya hay varias marcas de automóvil que han empezado a integrarlo en algunos de sus modelos.

 

La gran pregunta sigue siendo. ¿Evitarán accidentes estos dispositivos?

 

Por una parte, como ya comentábamos en Francia fue una medida que no tuvo ningún éxito, aunque bien es cierto que por un lado las multas por no llevar alcoholímetro eran irrisorias (cerca de 10 euros) y por otro lado no estaban necesariamente integrados en el sistema de arranque del coche, lo que la convertía en una medida de concienciación más que de otra cosa, es decir, que el conductor pudiese comprobar de haber consumido alcohol si estaba apto para la conducción. La nueva medida en cambio supondría dejar atrás la elección, ya que el vehículo directamente no arrancaría de detectar alcohol en sangre.

 

Aunque no hay duda que de ser así se podrían evitar una gran cantidad de accidentes, no queda claro que vaya a haber una mayoría que vote a favor de esta medida, que podría resultar molesta por su carácter obligatorio cada vez que cojamos el coche, especialmente a conductores que no beben nunca, lo que probablemente haga que no llegue a buen puerto políticamente hablando.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario.